top of page
Playera para caballero "El coyote y Nana Cutzi"

Playera para caballero "El coyote y Nana Cutzi"

$290,00 Precio
$174,00Precio de oferta

Playera de algodón peinado con estampado tacto cero frente y espalda. Ilustración original de edición limitada.

  • INFORMACIÓN IMPORTANTE

    Los colores de la playera y el estampado pueden variar + / - 5% al que se aprecia en la imagen virtual.

  • MEDIDAS

                 CUELLO REDONDO            
    TALLA  ANCHO      ALTO     
    CH / S 44 cm  66 cm
    M 47 cm 70 cm
    G / L 53 cm 72 cm
    EG / XL 59 cm 75 cm
    EEG / XXL 63 cm 79 cm

    *Las medidas pueden tener una variación de +/- 2 cm

                     CUELLO EN V                 

    TALLA    

    ANCHO     LARGO    
    CH / S 44 cm 62 cm
    M 47 cm  69 cm
    G / L 53 cm 72 cm
    EG / XL 59 cm 75 cm

    *Las medidas pueden tener una variación de +/- 2 cm

  • Ilustraciones con historia

    Adaptación del mito purépecha “El coyote y la mujer cometa”

    Antes de la creación del hombre, cuando todo estaba rodeado por la naturaleza, había un coyote de bello pelaje color oro y porte majestuoso que paseaba entre cerros y peñas; sabía de su hermosura y poder, era el rey de los animales. Todas las noches salía a admirar a la bella Nana Cutzi, la madre encorvada que se movía en el cielo con sus pléyades y millares de estrellas. Una de esas noches el Coyote observó un puntito luminoso en la inmensidad del cielo; noche tras noche ese puntito iba creciendo hasta tomar la forma de una serpiente de fuego, y a veces la de una mujer de larga y esplendorosa cabellera. La mujer hacía alarde de su hermosura buscando ser admirada por el Coyote. Las estrellas y pléyades se sintieron ofendidas ante tanta belleza que las hacía ver como pequeñas luces sin brillo y sin gracia. Nana Cutzi, siempre blanca y refulgente, tampoco escapó de la envidia que había provocado la llegada de tan hermosa mujer, tanta fue su furia que le salieron manchas en la cara dejándola marcada para siempre. La tierra también resintió  la presencia de la bella mujer; los mares se agitaron, el clima cambiaba repentinamente, los volcanes despertaron y escupieron humo y lava, en tanto las cañadas se hacían más profundas; los animales estaban como poseídos por el demonio y las crías eran abandonadas a su suerte.

    Por todo ello, el Coyote decidió subir a la parte más alta del pico de Tancítaro encarando a la mujer luminiscente:

    ―¿Quién eres, extraña y bella mujer que te atreves a perturbar nuestra paz y rompes la armonía de nuestra tierra y nuestro cielo?

    ―¿Quién eres, que te has atrevido a ofender a nuestra Nana Cutzi y sus estrellas?

    ―No te permitiremos que la ofendas, ella es nuestra amada Madre Luna. Sigue tu camino y vete inmediatamente―. Al oír esta palabras la mujer cometa se detuvo y se acerca al Coyote preguntándole:

    ―¿Y tú, quién eres que te atreves a insultarme? Por ello, desde ahora no tendrás la capacidad de hablar, solo aullarás para expresarte; perderás tu largo y magnífico pelaje y vagarás por estas tierras sin tu esplendor. 

    Con sus últimas palabras por la maldición el Coyote alcanzó a decir:

    ―¡La luna y sus estrellas son mis amigas, con ellas platico todas las noches. Nana Cutzi siempre será nuestra Madre Luna, la reina del cielo; aunque me quites la voz eso no cambiará!

    La mujer cometa respondió:

    ―¡Después de mi llegada nada será igual, ni la tierra ni el cielo, pues entérate: soy Citlamina, la Estrella con Flechas, creadora de todas las estrellas.

    Sabías que el pico de Tancítaro, localizado en el municipio del mismo nombre, es el más alto del estado de Michoacán (3,840 msnm). 

bottom of page